Información de Contacto

icon_widget_image Lunes a Jueves: 9:00 a 18:00hs y Viernes: 9:00 a 15:00hs icon_widget_image C/ Santa Engracia 73, 1ª planta 28010 Madrid icon_widget_image +34 91 391 5270 +34 91 391 5271 icon_widget_image consultas@recuperacion.org comunicacion@recuperacion.org

Reglamento de vehículos al final de su vida útil

    Nuevas normas para el diseño y la gestión final con el objetivo de proteger el medio ambiente, descarbonizar la producción y reducir la dependencia de las materias primas.

    La UE propone un plan moderno que mira al futuro. Nuevas normas que cubren todo el ciclo, desde el diseño y la producción hasta el tratamiento al final de su vida.

    Un diseño circular en los automóviles que permita su desmantelamiento fácil, con tasas mínimas de reutilización, reciclabilidad y recuperabilidad con instrucciones detalladas para la sustitución de piezas y componentes. Se propone que los vehículos vayan provistos de un pasaporte de circularidad.

    El 25% del plástico utilizado para construir un vehículo nuevo debe reciclarse, debiéndose declarar los niveles de contenido reciclado.

    Por otro lado, se pretende recuperar más materias primas y de mejor calidad definiendo de un a forma más estricta el reciclaje e imponiendo restricciones a los vertederos. Así mismo, se propone dejar de mezclar residuos VFU con otros tipos de residuos y establece incentivos a la venta de repuestos.

    Se impone la prohibición de exportar vehículos no aptos para la circulación, más inspecciones y multas y una distinción más clara entre vehículos viejos y al final de su vida útil.

    Finalmente, se amplía gradualmente el alcance de las normas a todos los camiones, autobuses y motos, no como hasta ahora que sólo alcanzaba un tercio de ellos, y únicamente se podrán exportar vehículos pesados aptos para circular.

    Con estas y otras medidas más, se espera recoger 3,8 millones de VFU tratados en la UE, lo que supondría 5,4 millones de toneladas de materiales reciclados con mayor calidad o reutilizados, creando 22.000 nuevos puestos de trabajo en la UE. Así se conseguirá a su vez, precios más bajos para piezas y componentes de segunda mano lo que significa que será más barato mantener y recuperar los vehículos.